AEF - Asociación Española de Fundaciones

Transparencia AEFNoticias AEF

Asesoría | Representación / 05 Noviembre 2019

¿Veremos en la próxima legislatura una nueva ley de mecenazgo?

Durante la próxima legislatura, si ésta llega a agotarse, la Ley de Mecenazgo de 2002 cumplirá veinte años.

  • Compártelo en:
    • Facebook
    • Twitter
    • Linkedin

Durante este tiempo, las entidades sin fines de lucro han superado la crisis asistiendo a la extinción de algunas de ellas. Ingresando menos, pero gastando más para atender a más beneficiarios aún, de acuerdo con los datos que se desprenden del INAEF, que este año se actualizará. Todo ello en un período en el que distintas instituciones, sobre todo europeas, han alertado de la contracción o del estrechamiento del espacio de la sociedad civil europea.

Muy recientemente, en su dictamen “Filantropía europea: un potencial sin explotar” (SOC/611), el Comité Económico y Social Europeo ha reconocido el valor de la filantropía: “El CESE reconoce plenamente el valor añadido complementario e innovador que la filantropía puede aportar a la cohesión social al impulsar valores comunes y hacer que nuestra sociedad sea más resiliente. El Comité recomienda que los Estados miembros reconozcan la filantropía como una forma de demostrar el compromiso y la participación de la sociedad, creen un espacio para la filantropía y colaboren con los agentes filantrópicos mediante iniciativas, legislativas o no legislativas, adecuadas”.

En su comparecencia ante la comisión interministerial para la reforma del mecenazgo en julio de 2013, la AEF planteó una serie de medidas deseables en una eventual reforma de la Ley, muchas de las cuales no fueron acogidas pues, como se ha dicho, la reforma fue parcial.

Seis años después, la AEF, así como otras organizaciones del sector, siguen reivindicando la necesidad de abordar una reforma. Una reforma que debería contemplar de una forma consistente las distintas vías de financiación de las entidades sin fines de lucro, contemplar todos los fines de interés general, incrementar los porcentajes de deducción de las donaciones, pero también los límites, y no sólo impulsar las donaciones dinerarias sino otro tipo de donaciones en especie, de bienes, derechos y servicios gratuitos. Una reforma que reconozca la figura del mecenas o filántropo, pequeño o grande. Que elimine las limitaciones legales existentes en la actualidad que representan barreras a los donantes y a las entidades sin fines de lucro, adaptándose así al Derecho europeo. Además, el paso del tiempo y la práctica en la aplicación de la Ley de Mecenazgo de 2002 por el sector, las administraciones y los tribunales, ha puesto de manifiesto la existencia de algunas inconsistencias y problemas prácticos que deberían mejorarse.

En España, algo más del 10 por 100 de los contribuyentes realizan donaciones. Queda por tanto recorrido. Un impulso institucional y legislativo ayudaría a reconocer el valor del compromiso social.

Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies pinchando aquí.
Over